English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified



Helicobacter pylori y desarrollo del cáncer de estómago

09 junio, 2009

El cáncer de estómago se desarrolla en las personas que están infectadas con el Helicobacter pylori, mientras que no se desarrolla en las que no se encuentran infectadas por esta bacteria.

Esta es la muy importante conclusión de un estudio publicado en el New England Journal of Medicine del día 13 de septiembre de 2001, realizado por un grupo de investigadores japoneses de los Departamentos de Gastroenterología y Anatomía Patológica del Hospital Kure Kyosai y de Medicina Interna de la Universidad Fukuoka, de Japón.

El cáncer de estómago es el segundo cáncer por orden de frecuencia y la segunda causa de muerte debida a cáncer.

Desde que se descubrió en 1983 la presencia en la mucosa gástrica de una bacteria que se denominó Helicobacter pylori, el tratamiento de la úlcera gastroduodenal ha cambiado radicalmente, al convertirse en una enfermedad con una etiología infecciosa que debe ser tratada mediante la erradicación de esta bacteria con antibióticos.

Pero al mismo tiempo se había venido comprobando el elevado riesgo de padecer un cáncer de estómago en los individuos en los que se demuestra la presencia en la mucosa gástrica de la bacteria Helicobacter pylori: sin embargo en 1994 todavía se estableció por la Organización Mundial de la Salud (WHO) que no existía suficiente evidencia, por el momento, para considerar definitivamente al Helicobacter pyloricomo un carcinógeno.

Los autores del trabajo han estudiado prospectivamente 1.526 pacientes japoneses que padecían úlceras duodenales, úlceras gástricas, hiperplasia gástrica y dispepsia sin úlcera. De estos pacientes, 1.246 tenían infección de Helicobacter pylori y 280 no la tenían.

Los pacientes fueron seguidos durante una media de 7,8 años; se les practicó endoscopia con toma de un fragmento de mucosa gástrica para biopsia en el momento de iniciar el estudio y entre uno y tres años desde el inicio. La existencia de infección de Helicobacter pylori se confirmó con varios procedimientos.

Un cáncer de estómago se desarrolló en el 2.9 % de los infectado (36 casos) y en ninguno de los no infectados.

Entre los pacientes con infección por Helicobacter pylori los que presentan mayor riesgo de desarrollar un cáncer gástrico son aquéllos que padecen una atrofia gástrica grave, una gastritis que afecta preferentemente al cuerpo del estómago y una metaplasia intestinal de la mucosa gástrica.

Los autores detectaron el desarrollo de cáncer gástrico en 21 (4,7%) de los 445 pacientes con dispepsia no ulcerosa, en 10 (3,4%) de los 297 pacientes con úlceras gástricas, en 5 (2,2%) de los 229 pacientes con pólipos gástricos hiperplásicos y en ninguno de los 275 pacientes con úlceras duodenales.

La importante conclusión de este trabajo es que las personas con infección de su mucosa gástrica por Helicobacter pylori y con dispepsia no ulcerosa, úlceras gástricas o pólipos gástricos hiperplásicos corren el riesgo de desarrollar un cáncer gástrico, mientras que no corren este riesgo las que padecen úlcera duodenal.

Según el editorial del New England Journal of Medicine que comenta este importante trabajo, las dudas acerca de la relación entre Helicobacter pylori y cáncer de estómago deben ser dejadas a un lado.

El estudio japonés es la primera investigación a largo plazo y prospectiva que incluye pacientes infectados y no infectados en la que el punto final del estudio es la aparición de cáncer gástrico.

Otra interesante conclusión del estudio japonés es la confirmación de un trabajo del año 1996 en el que se sostenía que la presencia de una úlcera duodenal protege contra el desarrollo de gastritis atrófica y de cáncer de estómago. La razón de este antagonismo no está aún clara.

Quedan por contestar interesantes preguntas acerca de las relaciones entre el Helicobacter pylori por una parte y la úlcera duodenal, la esofagitis por reflujo gastroesofágico y el cáncer gástrico por otra.

La conclusión del editorial del NEJM es que el médico del futuro probablemente ha de considerar al Helicobacter pylori no como una bacteria comensal beneficiosa, sino más bien como algo parecido al tabaco.


0 comentarios:

Publicar un comentario